A modo de presentación

Bienvenidos, amigos; os saludo a vosotros que os atrevéis a internaros en los entresijos de una mente perturbada por el exceso de pasión. Supongo que a estas alturas ya os habréis informado acerca de mí y mi blog, así que, sin más dilación, comenzaré con el diario.

Primero de todo, querría revelaros que yo no nací siendo el infeliz que ahora soy. Mi destino era bien distinto, protagonista de una infancia feliz cuajada de éxitos que me auguraban un hermoso porvenir.  En cambio, el rumbo de mi vida se torció al cumplir los 15 años y pincharme con la rueca y caer en brazos de un profundo sueño que al poco se trocó en pesadilla; y yo, erigido en líder por mis dones y mi valía, por mi honestidad y mi carisma; yo, que hubiera abanderado ejércitos de haber nacido en la antigua Alejandría, vi de pronto truncarse mi futuro y caer sin motivo ni razón en garras del hechizo maníaco depresivo.

Sí, amigos; sin más motivo ni razón que los dictados por la genética, que llevaron al suicidio a dos de mis deudos y al manicomio a otros tantos.

Seducido como os digo por la siniestra melodía de la depresión, me hallé de pronto prisionero en una isla desierta, en un páramo de soledad y desdicha, consumido por las obsesiones y las fobias; hasta que mi nuevo ser, tímido, medroso, acomplejado, huraño, encontró en el Arte un territorio ignoto donde canalizar sus penas y dar sentido a su vida…

…a mi vida.

Violación

Y a ti, ¿a qué te mueve tu depresión, ser desdichado?

¡Cuéntamelo!

Cuéntamelo y alivia aquí tus penas.

Anuncios

Reflexiones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s