Arte, insatisfacción – Música mi amor

Piano

Es extraño. Cuando paso varios días pintando echo de menos escribir. Y al contrario cuando escribo. ¿Será que nunca estoy satisfecho con lo que hago? Adoro pintar y mezclar colores, sentir el óleo resbalar entre mis dedos, abstraerme en mi trabajo mientras escucho Scheherezade… Y en cambio, en ocasiones siento que con la pintura no puedo ser tan preciso como con la escritura. Y a menudo necesito expresar exactamente lo que siento, palabra por palabra… Sigue leyendo

Anuncios

Bella Durmiente (versión depresiva)

Duerme, Bella, duerme...

Tras una larga esterilidad, el rey y la reina tuvieron al fin una hija a la que llamaron Bella. La providencia tuvo la dicha de colmar de dones a la hermosa niña, y Bella creció feliz y sin preocupación, ajena a los nubarrones que se cernían sobre su persona y que presagiaban una terrible desgracia. Bella alcanzó la edad de 15 años dando suficientes muestras de su gracia, inteligencia, alegría y bondad como para granjearse el amor de su pueblo y ser adorada por la mayoría de sus súbditos, quienes auguraban en ella una soberana justa y carismática.

Sin embargo, por una extraña y despiadada maldición, al llegar a la adolescencia Bella tuvo la desgracia de pincharse con el huso de una rueca y caer prisionera de un profundo sueño que se volvió pesadilla por el terrible influjo de una psicosis maniaco depresiva. Sigue leyendo

Enfermedad mental y prejuicios

Prejuicios

La nuestra es sin duda, la más cruel de todas las enfermedades.

¿Por qué?

Porque a la amargura de nuestra dolencia se le suman la incomprensión y prejuicios a los que hemos de enfrentarnos en nuestro día a día, que hacen que los efectos de nuestro mal se dupliquen.

El ciego, el minusválido, el enfermo de páncreas, hasta el asmático… Todos ellos encontrarán el apoyo y la comprensión de cuantos les rodean para sobrellevar mejor su dolencia. En cambio, el enfermo de la mente ha de soportar el terrible estigma que existe hacia las enfermedades mentales y que le obliga a lidiar a solas con su mal.

Prejuicios hay muchos. Aquí he confeccionado una lista que espero que me ayudéis a engrosar y difundir, con el fin de que entre todos ayudemos a reducir el estigma:

Sigue leyendo

El rencor frente a la incomprensión

No, nunca. El rencor lo engendra el odio, y el odio no lleva a ninguna parte sino al caos. Hemos de ser comprensivos: La nuestra es una enfermedad complicada, incomprensible incluso para nosotros mismos, pues ni siquiera sabemos de dónde proviene la profunda tristeza que nos abate. Sigue leyendo

Enfermo mental – Enfermo imaginario

O por qué la nuestra es la más destructora de las enfermedades:

De manera tan cruel se ensaña el destino con el enfermo mental, que no ha de sufrir ya sólo las amarguras de su propia dolencia. La parte más penosa de su tormento lo constituye el hecho de tener que lidiar también con la incomprensión de la gente, con lo que los efectos de la enfermedad se duplican. Sigue leyendo

Mensaje al hombre mediocre

Sí, en eso consiste ser artista, en separarse de la orilla aun a riesgo de perecer ahogado y fracasar en el intento. Apartad del camino del artista todo aquél que no esté dispuesto a sacrificar su vida por el Arte, o al menos, absteneos de darme consejo. Aquél que entienda el Arte como un oficio y se vanaglorie de su éxito, si es que alguna vez lo alcanzó, que sepa que nunca llegará a ser hombre. Que nunca se atreverá a forjarse su propio destino, ni cabalgará jamás de la mano de la verdad por las esferas celestes del pensamiento. Sigue leyendo

El camino del artista

¡No hay marcha atrás, no! Llega un momento en la vida del artista en que su curiosidad y su arrebato le llevan a aventurarse mar adentro y a apartarse de la orilla, arrastrado por una poderosa e irrefrenable resaca que le empuja hacia las olas; y ya no le es posible regresar a tierra firme, donde los acontecimientos siguen su curso habitual y monótono, demasiado habitual y demasiado monótono para su mente inquieta. Sigue leyendo

El loco y su misión

Cualquier externo (externo a la enfermedad, me refiero) que me lea pensará sin duda que la solución al problema es mucho más simple de la que yo trato de exponer aquí, que el equilibrio de nuestra alma agitada lo podríamos encontrar si canalizásemos nuestro mal en una actividad relajante, distendida, en vez de convertir dicha actividad en una nueva obsesión, en una misión o compromiso con el mundo. Sigue leyendo

¿Heidi borderline?

Help!

¿Era Heidi una borderline o tal vez víctima de una psicosis más aguda? ¿Dormir en las cumbres de los Alpes con el ventanuco abierto realmente le afectó a la mente? ¿O tal vez fuera la estricta dieta a base de queso fundido y cuencos de leche? ¿Viajaba realmente por las nubes o era producto de una fase maníaca que le hacía remontarse más allá del firmamento y volar junto a los pájaros? ¿Y cómo podía pasar a su lado una garza y una cigüeña y seguir sosteniendo que todos los pájaros eran “Pichi”? Sigue leyendo