Dibujitos del domingo 7

Les presento mi nueva obra:

Retrato tía

El retrato de mi tía, fallecida la pasada primavera en un hospital psiquiátrico de un pueblecito de montaña.

D.E.P.

(por lo que te tocó sufrir, mereces que así sea, tiíta)

El cuadro está inspirado en una fotografía suya de hace muchos años, antes de que la ingesta diaria de antidepresivos y calmantes a la que estuvo sometida gran parte de su vida deformaran su silueta y sepultaran su personalidad.

Yo, aunque mantuve un trato estrecho con ella y decenas de veces fuera a visitarla al sanatorio donde pasó sus últimos 12 años de vida, lo cierto es que nunca llegué a conocer a la persona de este retrato. Mis primeros recuerdos de ella son ya de una persona prácticamente incapacitada, con una facultad de razonar muy limitada. Por ello, siempre he pensado que no llegué a conocer cómo era realmente, y eso me da lástima. ¿Quién sabe? Tal vez hubiésemos encontrado apoyo el uno en el otro. De todas formas, es mejor olvidarlo. Es un anhelo que ya nunca será posible cumplir.

Me pregunto qué escribiría en el momento en el que le tomaron la fotografía. Tal vez fueran anotaciones en su diario, del que pude leer algunos fragmentos, aunque eran en su mayoría pensamientos enrevesados, salpicados de simples reseñas de sus quehaceres cotidianos, amén de otras anécdotas amargas de sus intenciones suicidas.

En cuanto al retrato, es bastante realista. Como vengo diciendo, últimamente no ando muy motivado para hacer virguerías, así que me he limitado a copiar más o menos el natural, para no perder práctica, aunque realmente desconozco si lo que estoy haciendo es forzar la máquina o no… El tiempo dirá.

Discusiones aparte, estoy bastante contento con el resultado obtenido, teniendo en cuenta que es mi primer retrato al óleo del natural. Me gusta el tono sepia de la piel, la expresión de su mirada, los tonos del iris, las facciones de ella en general… El fondo en cambio se me queda algo simplón, y la luz parece que es un terreno que aún queda lejano a mi capacidad.

En fin, se trata de un cuadro más, simplemente.

De todas formas, creo que no podría volver a pintar de esta manera, es decir, tomando la realidad como punto de partida. El trabajo termina haciéndose demasiado monótono, demasiado previsible, demasiado aburrido… Así que en la próxima pintura trataré de ser más original, e ir poco a poco concediendo mayor protagonismo a la imaginación.

Es curioso, como lo que comenzó siendo una distracción se ha convertido en otra obsesión. Se suponía que yo iba a dedicarme a escribir, y que pintar constituiría un mero pasatiempo para reposar la escritura y el pensamiento. Y a estas alturas en cambio se ha convertido, como digo, en otra obsesión. Está visto que hay personas que no podemos tomarnos las cosas a la ligera. Menos mal que por suerte tuve voluntad para dejar el piano, porque 3 obsesiones hubiesen agotado mis fuerzas y acabado conmigo.

Coronado Bufón

Anuncios

Reflexiones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s