Dibujitos del domingo 8

Les presento mi nueva obra:

Bodegón con peces

Bodegón con peces

Óleo sobre lienzo (como todos los anteriores que he publicado)

73×54

Está basado en una fotografía que he interpretado libremente. Mi intención ha sido la de dotar al cuadro de un ritmo curvo y sinuoso que le confiriese movimiento y ritmo y evitar la rigidez.

Aún así no quedo del todo satisfecho con la pincelada empleada. Aunque ésta vaya cobrando soltura, me gustaría llevarla a algo más extremo, más libre… Querría casi romper los contornos, liberarme de la dictadura de las formas, o al menos exagerarlas más de lo que he hecho en este cuadro, pero sin llegar al límite de la pintura abstracta.

Lo cierto es que aún he de hacer muchas probaturas hasta lograr aplicar el óleo de forma que logre expresar la emoción de mis sentimientos, que logre dejarme llevar por mis impulsos, por la energía que llevo dentro de una manera natural y precisa. Parece algo sencillo, que no hay más que dejarse arrastrar; pero una vez que encaras el lienzo no lo resulta tanto. No resulta tan sencillo liberarse de convenciones y normas establecidas, sobre todo cuando has recibido una educación estricta.

Por cierto, llevo ya casi tres semanas en el domicilio que dejó vacío mi abuela. ¡Ya tres semanas aquí! Me parece increíble. Los días han pasado fugaces…

Ha sido una decisión muy acertada la de venir aquí. Estoy solo en la casa, lo que me ayuda a alcanzar unos niveles de concentración impensables conviviendo con más gente. La crisis creativa quedó ya atrás; y cuanto más trabajo, con mayor vigor recobro las ganas y mi entusiasmo perdidos.

Lo cierto es que me paso los días enfrascado en mis asuntos, que no son otros que la escritura y la pintura. Termino de trabajar muy tarde, por la noche, agotado y exhausto, pero con ansias de que llegue pronto la mañana para volver a encarar la tarea. Mi mente permanece muy activa, también durante el sueño, y me desvelo con facilidad.

Además la cama es muy estrecha e incómoda. Duermo en la habitación de mi tía, aquélla que falleció la primavera pasada en un hospital psiquiátrico. En esta casa pasó largos años junto a mis abuelos. Aún laten entre sus paredes recuerdos dolorosos. Algunos de ellos permanecen anotados en su diario. Otros hace tiempo que cayeron en el olvido. Recuerdos que me entristecen y que hacen que me compadezca de ella. Recuerdos que no creo que deba desvelar…

Coronado Bufón

Anuncios

Reflexiones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s