Diario de un loco: Día 9

pubertad

Han pasado varias semanas…

Han pasado varias semanas, sí.

La Policía estuvo investigando en tu domicilio,

preguntándote acerca de Raquel.

Preguntándome acerca de una joven de rubios cabellos

que fue vista en mi compañía…

en tu compañía, sí…

Les dije que no sabía quién era…

Que no sabía de quién me hablaban.

Les dijiste eso mismo, sí, porque Raquel ya no existía…

Raquel ya no existe, no.

La maté con mis manos

y su recuerdo ya no volverá a atormentarme.

Después estuvieron registrando tus habitaciones e interrogándote.

Lo hicieron, sí, pero no descubrieron nada…

Ni rastro de mi pasión por ella…

Ni huella del despecho que me llevó a acabar con su belleza.

-Tienes algún arma en la casa o portas algún objeto punzante entre tus ropas?

-No, agente.

-¿Tienes antecedentes penales?

-No, agente. Ya le digo que se confunden de persona. Yo jamás le haría daño a nadie, y menos a una mujer.

-Enséñame tu documentación, por favor.

-Enseguida.

El oficial leyó tu documento y quedó extrañado.

Quedó extrañado, sí.

-¿Mandey? ¿Te llamas así?

-Así es.

-¿Mandey a secas? ¿No tienes apellidos?

-Mi apellido es “soledad”.

-¿Mandy Soledad?

-Me puede llamar así si le apetece.

-¿Es tu nombre artístico?

-Es el nombre que mejor me define.

-Mandey…

-Se pronuncia Mandi.

-Muy bien, Mandey: ¿cuéntanos qué estuviste haciendo la noche del pasado 24 de abril?

-Estuve pintando hasta la madrugada.

-¿Aquí, en tu casa?

-Aquí, en mi casa.

-¿Hay alguien que pueda corroborarlo?

-No.

-¿Nadie?

-Mi palabra.

-¿Tu palabra?

-Mi palabra de artista.

El confundido personaje te miró suspicaz,

Me miró suspicaz, sí, pero pronto le hechicé con mi mirada

para que dejase de hacerme preguntas incómodas.

Le hechizaste con tu mirada, sí, con tus pupilas dilatadas.

Aún así te cacheó de arriba a abajo…

Me cacheó, sí, porque quería tocarme.

Deseaba tocarme…

Y te tocó.

Me tocó, sí, y su mano me palpó.

Le habías seducido.

Seducido, sí…

Como Raquel me sedujera a mí…

¡Estúpido policía! No sabía con quién trataba…

La Policía apenas se interesó por la chica de los retratos…

Apenas se interesó, no.

¿Por qué, Mandey? Aquella chica era Raquel…

No, aquella chica jamás se asemejó a Raquel.

Jamás igualó su belleza…

ni su esbelta figura,

ni sus cabellos resplandecientes,

No, aquella chica no era Raquel.

Les dijiste que no era nadie,

que no existía,

que te la habías inventado…

Que era producto de mi imaginación,

de mi desbordante imaginación,

¡sí, eso les dije!

Para evitar ser molestado con nuevos interrogatorios,

decidí mudarme a una sórdida pensión del centro de la ciudad.

Te mudaste, sí, y decidiste también retirarte del Gran Premio

Nacional de Jóvenes Talentos, Mandey,

y no presentar tus obras a concurso.

Lo decidí, sí, consciente de mi escaso talento,

de mi incapacidad como artista

tras las burlas de Raquel…

Es igual… Aún así mi trabajo no cesa.

Sigo haciéndome preguntas y hallando respuestas…

¿Qué preguntas, Mandey? ¿Qué respuestas?

Si la belleza es inalcanzable, he de encontrar otras fuentes de inspiración.

En la inmundicia.

En la podredumbre.

En la inmundicia, sí,

en la podredumbre.

Y cada día abandono el hogar y salgo en su busca.

Y la encuentro,

en barrios lúgubres y callejones decrépitos,

en rostros de gente anónima y desesperada.

Gente desesperada, sí,

a la que das un mendrugo de pan para que posen para ti.

Para que posen para mí y pueda esbozar sus rostros arrugados y curtidos

por la desdicha.

Para que esboce sus rostros grotescos,

y todos aquellos que mi imaginación sea capaz de crear.

-Mandey, ¿y qué pasó con Dolores? ¿Qué fue de ella?

-Estuvo unos días y después se marchó, como hace siempre…

-Cuando se aseguró de que ya no eras feliz junto a Raquel…

-Cuando se aseguró de que ya no era feliz junto a Raquel, sí.

-¿Entonces tu cama vuelve a estar desocupada?

-Mi cama ya sólo la ocupan prostitutas y almas perdidas que cobran por su compañía, por amor fingido del que me alimento como un vampiro de sangre de rata.

-Pero tu corazón sí está desocupado.

-Así es, y así será para siempre. Bien me aconsejaste, Grillo, que he de centrarme exclusivamente en mi Arte y olvidarme de que tengo corazón.

-¿Entonces no piensas en volver a enamorarte nunca jamás?

-¿Para qué? Dolores regresaría y lo arruinaría todo.

-Mandey, ¿por qué acabaste con Raquel si la culpable de tu desdicha fue Dolores? La que con sus manos arrugó el retrato de Raquel y te hizo desconfiar de tu talento.

-Porque… porque…

-¿No ves que fue ella la que te engañó y que con Raquel hubieses sido feliz? ¿Que hubieses sido feliz de cambiar a Lola por Lolita?

-Con Dolores no puedo… ¡Sabes que no puedo! Que son ya muchos años sintiendo su presencia a mi lado. Que me persigue y me acecha tras cada esquina. Que no puedo dejar de escuchar su siniestra melodía resonar en mis oídos…

-Por eso te persuadí para que dejaras en paz a Raquel, porque sé que eres un infeliz y que nunca alcanzarás la felicidad.

-¿Por qué dices eso?

-Pobre infeliz… ¿No ves que todo está en tu mente? Por eso no puedes acabar con ella, porque Dolores es parte de ti, de tu imaginación, de tu desbordante imaginación, y ya nunca se separará de ti.

-¿Qué dices?

-Piénsalo, Mandey. ¿Quién es Dolores? ¿Dónde vive? ¿Dónde os conocisteis? ¿Nunca te has preguntado por qué aparece de pronto en tu habitación como por arte de hechizo? Yo no le abro la puerta, créeme.

-No es cierto…

-Sí que lo es, Mandey. Por eso tu cama ha de permanecer desierta y tu mente sólo preocuparse de hacer tu Arte progresar. Dolores no volverá mientras tanto.

-No volverá mientras sea un infeliz…

-Así es, Mandey. Hay gente que no ha nacido para ser feliz.

-No he nacido para ser feliz… Mi cama desierta… Mi mente… mi mente… mi mente… ¿Quién eres tú, Grillo?… ¿Quién eres?

pubertad

Anuncios

Reflexiones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s