El Internado de Saint Martin

Capítulo 2: El viejo caserón

Aquella tarde, los alumnos fueron convocados en la sala capitular del monasterio, donde se ubicaban las aulas. En dos filas paralelas, los chicos formaron ante madame Genevieve, la gobernanta del internado, una mujer con la autoridad inscrita en cada arruga de su rostro.

Con voz grave y déspota, la vieja pasó lista a los internos:

-Antoine Molinet.
-Presente.
-Adrien Petit.
-Presente.
-André Pignon.
-Presente.
-Olivier Pignon.
-Presente.
-Marcel Pussé.
-Presente.
-Joan Sagace.
-Presente –repuso Joan, a quien su condición de nuevo alumno del centro nada intimidaba. Sigue leyendo

Anuncios

El Internado de Saint Martin

Capítulo 1: El nuevo pupilo

El coche, un Citroën del año 35 aún no requisado por los nazis, descendió serpenteando el camino de grava.

-¡Mira! ¿No es eso de allí? –le preguntó la mujer a su marido, quien asintió sin apartar la mirada del volante.

En el asiento trasero, Joan, el hijo adolescente, levantó la mirada y atisbó por la ventanilla con curiosidad. Soberbio tras la sucesión de colinas, el internado de Saint Martin emergió como una mole de piedra caliza en mitad de aquel apartado valle circundado de bosques.
Se trataba de un antiguo monasterio del siglo XII que había pasado a convertirse en un internado para chicos huérfanos tras la invasión nazi de París. Sigue leyendo