UN SALTO DE CONFIANZA

UN SALTO DE CONFIANZA

En un avión, una pareja se prepara para un salto de paracaidismo.

-Enseguida alcanzaremos los 1.000 metros; vayan preparándose -les avisa Bruno, el instructor.

Andrés, el marido, se pone en pie de un brinco y comienza a estirar enérgicamente. Elena, su mujer, permanece sentada en un rincón con el semblante descompuesto.

-¿Te encuentras bien, cariño? -le pregunta el marido.

-Sí… sí. Tú sigue calentando, que ahora voy.

-Uy, uy, uy… No te irás a rajar ahora, ¿verdad?

-Que no, pesado; tú sigue calentando, anda.

-¿Y no sería mejor que te levantases, para ir haciéndote a la idea?

-Estoy mejor así, gracias. Sigue leyendo

Anuncios

Tragedia masculina

grito-Andrés, me acabo de enterar…

-¡Antonio, amigo! Es una desgracia terrible.

-¿Cómo ha sucedido?

-Pues ya lo ves, un día te levantas y ves que ya no está contigo.

-Te compadezco, Andrés.

-Lo he visto crecer, Antonio, lo he cuidado, lo he mimado… y de pronto un día desaparece sin más.

-¡Qué injusta es la vida! Si es que no somos nada.

-Nada, no somos nada. Sigue leyendo