EL ARTISTA Y LA BELLEZA

EL ARTISTA Y LA BELLEZA

—Mi nombre es René. ¿Verdad, Espejito, que esta cara, estos rasgos que contemplo, son René?

(Son René, sí)

—Dime: ¿cómo es posible que, tras haber sido galardonado en el certamen nacional de nuevos talentos —y que mis pinturas sean cada vez más cotizadas—, cómo es posible, digo, que siga sintiendo este vacío, esta insatisfacción que me revuelve el estómago y deja mi alma perdida en mitad de un páramo?

(Tal vez sea porque te exiges demasiado)

—O quizá haya algo que continúa siendo inalcanzable a mi talento.

(¿Qué es eso que no alcanzas? Dímelo sin temor)

—Tal vez sea una quimera, o simple y vana presunción, el que quiera acariciar la más bella perfección con el arte de mis pinceles. Y, sin embargo, sé que la Belleza existe y que se me resiste, por mucho que las galerías disputen por exhibir mis obras y que los críticos se rindan a mi talento.

(Tus cuadros son espléndidos. ¿A qué viene esta obsesión? No me digas que los efluvios del aguarrás te han turbado la razón)

—Obsesión, bien dices, bendita obsesión, que es la que ha dado forma a mi talento y la que me ha llevado de mediocre a artista excelso. No hay más que hablar, Espejito: por extraordinario que sea mi ingenio, aún me queda un escalón por alcanzar para que mi Arte sea inmortal. Para que el óleo destile por mis venas hasta las yemas de mis dedos y ni pinceles me hagan falta para lograr mi ansiado deseo. Sigue leyendo

Anuncios

COMPAÑERAS

 

COMPAÑERAS

La puerta del aula se abrió de improviso. Un inspector de policía entró en compañía de un agente e interrumpió la clase. Tras compartir unas palabras con la maestra Simmons, se dirigió a los alumnos. Un pupitre vacío auguraba la desgracia.

—Buenos días, chicos. Soy el inspector Charmes. Como muchos de vosotros ya os habréis enterado por las noticias, vuestra compañera Patricia Kimberly se halla en paradero desconocido. Después de las clases, os entrevistaremos uno a uno. No os preocupéis, serán preguntas muy sencillas y sin ninguna presión. No obstante, si alguno de vosotros recordara algo que pudiera ayudar a esclarecer el caso, sería de gran ayuda que nos lo comunicarais. Como os podéis imaginar, su familia está destrozada, como supongo que lo estaréis todos vosotros. —Los rostros llorosos y las miradas perdidas de la mayoría de los alumnos así parecían confirmarlo—. En fin —continuó Charmes—, esperemos que todo se resuelva pronto y de la mejor de las maneras. Sigue leyendo